El grito de los migrantes y refugiados nos pide respuestas valientes

Las migraciones son algo consustancial a la condición humana, una fuerza y un motor de progreso para la humanidad. Nuestra sociedad, como todas las modernas, está abocada a ser –ya lo es- una sociedad receptora y emisora de personas en busca de un futuro mejor.

¿Qué hacer para pasar de personas que arriesgan y leyes que desprotegen, a leyes que arriesgan para proteger a las personas? Sí, con este título encabeza un artículo Juan Soutullo en “enfoque” de la Revista Crítica.

Necesitamos lucidez para discernir lo esencial –en lo que ser inflexibles- y flexibilidad para lo no esencial.

La diversidad cuestiona los hábitos sociales y los principios comunes que históricamente han construido nuestra identidad, políticas y prácticas de un país. El reto es identificar y construir sobre valores compartidos en diferentes culturas, que los hay.

Ayudemos a los que llegan, protejamos a quienes cruzan fronteras (algo que hemos inventado nosotros mismos), y demos oportunidades para poder vivir dignamente, y para poder trabajar, que es lo que más dignifica al ser humano. Aprobemos leyes que hagan la vida más fácil, y no se conviertan en una carrera de obstáculos que sólo superarán quien tenga una mayor resistencia y capacidad de sufrimiento personal.

Como ciudadanos/as, tenemos el compromiso y el deber de exigir a nuestros gobernantes políticas que incluyan, y no excluyentes; programas y normativas de prevención, y no de centros de reclusión y acciones represivas y sancionadoras, a sabiendas que un gobierno nunca debe saltarse la ley internacional.

Si hablamos de un mundo global, parte de la solución al fenómeno migratorio está en la raíz de los problemas de los países más empobrecidos y explotados. Si existe un cambio de mentalidad y se trabaja por el bienestar global, todo ello tendrá una repercusión positiva en nuestras sociedades.

Para el Papa Francisco “defender” es “tomar partido por los más débiles” (DA) “… trabajar por un mundo mejor exige la ayuda recíproca entre los países, con disponibilidad y confianza, sin levantar barreras infranqueables”  (JM).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s