Cumbre del Clima de París (COP 21)

Fuente: CONFER

Reproducimos unas palabras del Cardenal P. Turkson, Presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, que ha señalado que este puede ser “un verdadero ejercicio de ciudadanía ecológica mundial”:

“Les invito a sumarse, a salir a las calles, a organizarse junto a otras tantas familias y personas de buena voluntad.

Invito tanto a creyentes como no creyentes que, en la diversidad, ejercerán ese día su obligación y derecho a peticionar por las generaciones venideras.

También, estamos invitando a la comunidad eclesial de todo el mundo.

Invitando a manifestarse en todas las diócesis, sea con la oración, la palabra o la acción.

Para que Dios ilumine a los 50 mil delegados que se van a reunir en Paris.

Así, podrán discutir y decidir una transición justa y ambiciosa que nos proteja de la amenaza del cambio climático global”.

Os proponemos otros medios de ejercer nuestra ciudadanía ecológica mundial:

1. APOYAR LAS DISTINTAS CAMPAÑAS DE RECOGIDA DE FIRMAS que han puesto en marcha las organizaciones de defensa del medioambiente de la sociedad civil, también católicas o interreligiosas.

“ACTÚA POR LA JUSTICIA CLIMÁTICA” es una campaña liderada por la Alianza ACT , una coalición de más de 140 organizaciones y organizaciones eclesiásticas que trabajan conjuntamente en más de 140 países para crear un cambio positivo y sostenible en la vida de las personas pobres y marginadas.

http://actclimate.org/es/ Sigue leyendo

20 de noviembre – Día del niño

Fuente: CONFER – IVICON

Hoy se celebra el #DíadelNiño y CONFER propone recordar a los niños que sufren en las oraciones comunitarias como parte de compromiso cristiano.

Díadelniño

“Dejad que los niños vengan a Mí, y no se lo impidáis” (Mc. 10,14). El Área de Justicia y Solidaridad de CONFER propone a las comunidades cristianas recordar en su oración las situaciones de sufrimiento y explotación de los niños, su vulnerabilidad, la falta de oportunidades y el quebranto de sus derechos.

Con motivo de la celebración del día mundial de los niños, también Manos Unidas se suma a todas las voces que claman porque los derechos que deberían amparar y proteger a todos los menores del mundo, no sean sistemáticamente violados y cita datos de Naciones Unidas que señalan que cada día mueren en el mundo 16.000 niños menores de cinco años, víctimas de la pobreza.

De hecho, según un comunicado de Manos Unidas, “la pobreza es la principal causa de la violación de estos derechos, ratificados por la mayoría de los países del mundo, lo que impide que los más pequeños tengan cubiertas necesidades tan básicas como la educación, la atención sanitaria, el acceso al agua potable y a una alimentación suficiente y adecuada. Además, las más que precarias condiciones en las que se desarrolla la vida de muchas familias, lleva a los más pequeños a ser víctimas de todo tipo de abusos por parte de muchos adultos sin escrúpulos que utilizan la vulnerabilidad de los más débiles en su propio provecho”.

No dejemos que se pierda una generación de niños sirios

Fuente: Antena Barcelona | UNICEF

No dejemos que se pierda una generación de niños sirios

Millones de inocentes llevan más de cuatro años sufriendo en Siria, sobre todo los niños.  Han bombardeado sus casas, escuelas y hospitales. Han destruido su mundo. Han sido testigos y víctimas de la violencia indiscriminada y atroz de la guerra. Quienes no se han visto forzados a huir, se encuentran atrapados en un país en ruinas y en condiciones extremas.

  • Los #niñosdeSiria no deben morir.
  • Los #niñosdeSiria  no deben soportar ni un día más de sufrimiento físico y emocional.
  • Los #niñosdeSiria no pueden vivir más tiempo sin esperanza de futuro.

Si este conflicto no acaba ya, significará la pérdida de toda una generación de niños sirios, con consecuencias devastadoras para el futuro de toda la región.

No podemos tolerar que siga pasando. Yo no quiero que los #niñosdeSiria sigan sufriendo, no quiero que sigan muriendo. No quiero ver en las noticias más imágenes de cuerpos sin vida de niños o de familias arriesgando sus vidas en una travesía desesperada en busca de un refugio para sus hijos.

No es suficiente que el mundo se conmocione con estas imágenes. La conmoción debe estar acompañada por la acción.

Únete a la campaña de UNICEF y ¡No dejemos que se pierda una generación de niños sirios!

Firma la petición

Ser madre no es fácil

Fuente: Àmbit Maria Corral d’Investigació i Difusió

baby-499976_1920-e1446199395176Por Sofía Gallego
Psicóloga i pedagoga
Barcelona, noviembre 2015
Foto: Creative Commons

Una vez más la prensa diaria me ha sorprendido con una noticia que se me hace difícil dejar de comentar. Con el titular Un bebe en el poder nos explica que la secretaria de Servicios Sociales y de Autonomía Personal de la Generalitat Valenciana, va al trabajo con su hija Frida de tres meses y la amamanta cuando la niña lo requiere. También explica el diario que cuando la señora Sandra Casas fue llamada para ocupar esta secretaría condicionó su incorporación a la posibilidad de un horario flexible y al hecho mismo de poder amamantar su hija en horario de trabajo.

Que una madre quiera amamantar a su hijo no es una noticia que merezca más atención de que la habitual. En el mundo muchas madres lo hacen; la posibilidad de llevar el hijo al trabajo sí que lo es y suscita algún tipo de reflexión. La señora Casas tiene un cargo político, pero la pregunta a hacer es: ¿qué habría pasado si la misma demanda se hubiese presentado en una empresa privada? La respuesta cierta no la sé, pero la puedo imaginar; la negativa habría sido casi segura, alegando que a la empresa se va a trabajar, no a cuidar a los hijos, o cualquier otro argumento en esta misma línea negativa.

La situación demográfica en nuestro país no es muy espléndida: las mujeres cada vez tienen menos hijos o bien empiezan a tenerlos en edades tardías, con lo cual el espacio de tiempo fértil queda sensiblemente reducido. A menudo, la mujer se encuentra en la disyuntiva de tener que escoger entre la maternidad y seguir la carrera profesional, sin poderse permitir hacer ningún tipo de paréntesis en la vida laboral para poder continuar teniendo expectativas de futuro como profesional. No obstante eso, el reloj biológico no se detiene y el tiempo se acorta, como ya he dicho. Sigue leyendo

Corresponsabilidad ante los desplazados

Fuente: Àmbit Maria Corral d’Investigació i Difusió

10-la-zattera-desplazados-del-e1446199054428Por Leticia Soberón
Psicóloga i doctora en ciencias sociales
Barcelona, noviembre 2015
Foto: Creative Commons

Confieso que estas líneas, más que ofrecer respuestas, plantean los interrogantes que no dejan de asaltarme cada día y sobre todo cada noche.

Un río interminable de fugitivos sirios e iraquíes avanza sin control, llenando Turquía y Jordania, que están al límite de sus fuerzas. Grecia y Hungría cierran sus fronteras, al igual que los países colindantes. Otros intentan llegar por mar, en barcas de fortuna, con los resultados que bien conocemos. La mayoría de los desplazados sueña con llegar a Alemania, aunque se quedan donde les admitan. Pero el número de los que huyen es superior a cualquier capacidad organizativa de acogida.

Siria tenía hace poco veintidós millones de habitantes; pero con casi todas sus principales ciudades devastadas por la guerra civil, la población está diezmada, y los que no han muerto están por los caminos, cayendo en manos de mafias o del Estado Islámico. Están desarraigados, pobres y dominados por el miedo.

Es posible que todo esto sea consecuencia, en parte, de las inadecuadas estrategias políticas de los países desarrollados hacia el Oriente Medio.

Y un malestar general se extiende entre la población europea. Se tiene la sensación de que hay que hacer algo, y pronto. Pero… ¿qué y quién habría de hacerlo? ¿Cómo resituar a las personas que llaman a nuestra puerta, si son cientos de miles y no tienen territorio, ni comida, ni nada de nada?

Aún así, da la sensación de que, «unos por otros y la casa sin barrer». Los gobiernos no se ponen de acuerdo; la guerra continúa, las facciones contrarias arrasan las ciudades, expulsando a los pocos que quedan. Y vagan por los caminos sin destino fijo cuando ya ha caído el invierno. Sigue leyendo