Domingo 13 de abril de 2014

Domingo de Ramos

Conclusión: “el punto culminante del desarrollo”

mundo

TODOS LOS PAÍSES

¿Cómo medir algo tan complejo y rico como el desarrollo humano?

Llegamos al final de nuestro recorrido cuaresmal y de esta campaña con los últimos en torno al desarrollo humano. Comenzábamos dándonos cuenta de que más importante que los datos del desarrollo -cuántos pollos hay de media- es el de cómo está repartido ese desarrollo. La distribución de la riqueza, de la salud y la educación, la situación de las mujeres, la relación con el medio ambiente… todo ello nos habla de un desarrollo humano integral y rico en dimensiones. Por eso, la última semana hemos descubierto otros índices globales que intentan reflejarlo (y solo hemos podido ver algunos).

Hace ya tiempo que sabemos que el Producto Interior Bruto -PIB- es un indicador muy deficiente (a pesar de la importancia que le dan nuestros políticos y economistas). Incluso el IDH, el Índice de Desarrollo Humano que durante los últimos diez años ha servido de base para esta campaña, es un indicador muy incompleto. Por eso el propio PNUD lleva tiempo presentando otros índices complementarios. Esperamos que esta campaña nos haya ayudado a darnos cuenta de que necesitamos nuevos indicadores del desarrollo humano.

En este reto, los cristianos tenemos mucho que aportar. Después de lo visto esta semanas, podemos apuntar algunas dimensiones fundamentales que la visión cristiana del desarrollo humano aporta en esta búsqueda de nuevos índices:

Considerar la desigualdad, priorizando a los más desfavorecidos. El desarrollo de nuestras sociedades debe centrarse en cómo evolucionan los que peor están, para que no pueda decirse que una sociedad progresa si los más desfavorecidos no lo hacen.

Medir la libertad para amar. Lo cual implica estimaciones subjetivas que intenten detectar si las personas se sienten libres para hacer lo que creen que es lo correcto y para construir su propio proyecto como persona y su participación en la sociedad, en unión con otros.

Aspirar a la vida en plenitud. Esto supone hablar de “calidad de vida” de las personas, condiciones de salud, ritmo de vida, salud mental y situación de los enfermos.

Preservar la integridad de la Creación, pues no queremos vivir bien solo nosotros sino también posibilitar que los que vengan después puedan también llevar una vida plena.

Considerar el progreso de las personas en sabiburía y en gracia. Empezando por la educación en los niveles más básicos, respetando la libertad religiosa y promoviendo la dimensión espiritual de las personas y comunidades.

Este último punto no es menor. Para Juan Pablo II: El desarrollo no debe ser entendido de manera exclusivamente económica, sino bajo una dimensión humana integral. No se trata solamente de elevar a todos los pueblos al nivel del que gozan los países más ricos, sino de fundar sobre el trabajo solidario una vida más digna, hacer crecer efectivamente la dignidad y la creatividad de toda persona, su capacidad de responder a la propia vocación y, por tanto, a la llamada de Dios. El punto culminante del desarrollo conlleva el ejercicio del derecho-deber de buscar a Dios, conocerlo y vivir según tal conocimiento. (Centesimus Annus 29)

Lecturas de la eucaristía de hoy:

Is 50, 4-7: Mi Señor… cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados. El Señor Dios me ha abierto el oído; y yo no me he rebelado ni me he echado atrás..

Sal 21: Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré

Flp 2, 6-11: Por eso Dios lo levantó sobre todo, y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble —en el Cielo, en la Tierra, en el Abismo—, y toda lengua proclame: «¡Jesucristo es Señor!», para gloria de Dios Padre. .

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según San Mateo 26, 14; 27, 66.

Señor Jesús,

a lo largo de este tiempo cuaresmal

te hemos acompañado en tu subida a Jerusalén

con el oído espabilado y abierto

y hoy te acompañamos en tu entrada triunfal

y te alabamos en medio de la asamblea.

¡Tú eres Señor para gloria de Dios Padre

Accede a la página de la campaña

Accede al pdf de la semana

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s