Jueves 27 de marzo de 2014

 

Tercera semana de cuaresma

Donde el trabajo remunerado es cosa de hombresargelia

ARGELIA

Población: 38.295.000 h.

IDH: 0,713 (puesto nº 93 de 187)

Participación de las mujeres en la fuerza de trabajo: 15,0 %

Participación de las mujeres en la fuerza de trabajo

Naciones Unidas define la Tasa de participación en la fuerza de trabajo como la “relación tasa de mujeres-tasa de hombres de la población económicamente activa (entre 15 y 64 años) que participa en el mercado laboral, ya sea trabajando o buscando trabajo”.

El algunos países, sobre todo de mayoría musulmana, la desproporción es mayúscula. En Argelia, tan solo el 15,0 % de las mujeres entre 15 y 64 años trabaja o busca trabajo frente al 71,9 % de los hombres.

Puede parecer que la incorporación de la mujer al mercado de trabajo es algo correlativo al Índice de Desarrollo Humano. En realidad no es así. Hay países de IDH bajo donde la fuerza de trabajo es superior en la mujeres que en los hombres: Malaui, Mozambique, Burundi y Ruanda. En este índice, países de África subsahariana y del sudeste asiático tienen tasas superiores a los países de IDH muy alto.

Según los datos del PNUD que venimos manejando (que, en este caso, proceden de la OIT, de octubre de 2012) en España el 51,6 % de las mujeres y el 61,4 % de los hombres entre 15 y 64 años trajaba o busca trabajo (tasa: 0,766). De los 177 países de los que hay datos en este índice, España ocupa uno de los puestos centrales de la tabla (nº 84, siendo Malaui el nº 1).

Tabla del PNUD sobre la Tasa de participación en la fuerza de trabajo: https://data.undp.org/dataset/Labour-force-participation-rate-female-male-ratio-/mtkz-495d

“Estoy buscando trabajo, me arriesgo a un año de prisión”

Viernes, 18 de marzo 2011 – Entrevista realizada por Farid Alilat.

http://mujerdelmediterraneo.blogspot.com.es/2011/04/por-los-derechos-humanos-de-las-mujeres.html

Mi nombre es Dalila Touat. Tengo 35 años y me licencié en Física en la Universidad de Orán. Originaria de Mostaganem, estoy desempleada desde que terminé la Universidad, ¡más de ocho años! Recientemente, decidí unirme al grupo por los Derechos de los Desempleados para crear conciencia sobre la difícil situación de los jóvenes que sufren por no poder encontrar un trabajo. No estoy en ningún partido político. Yo no hago política. Yo nunca lo hice. Reivindico simplemente mi derecho a un puesto de trabajo.

El lunes 14 de marzo distribuí una docena de panfletos de este grupo en Mostaganem. Ese día, me di cuenta de que estaba siendo seguida por hombres vestidos de civil, sin duda la policía. No le presté atención.

El miércoles, 16 de marzo, fui al mediodía a la oficina de correos, cuando tres hombres vestidos de civil me llaman: «Señora, ha repartido usted ayer folletos? ¿A qué asociación pertenece?», me preguntan antes de pedirme que les siga. Me llevan en un coche a la estación de policía, donde me someten a un primer interrogatorio de un cuarto de hora.

Luego me llevan a la oficina del comisionado. Se me da una lección moral. Me dicen que que primero debemos criar a nuestros hijos antes de hacer reclamaciones. Le explico de forma calmada mi situación: estoy desempleada desde hace ocho años. Desde que estoy fuera de la universidad, no puedo encontrar un trabajo. He soportado penurias. Tengo un título, pero yo no tengo derecho a trabajar en mi país. Lo intenté todo, llamé a todas las puertas. En vano. Pido sólo un trabajo.

Fin de la entrevista. A continuación soy conducida a la jefatura de policía judicial. Estoy acusada de alentar a la gente a acudir a mítines y distribuir panfletos. Me dicen que nuestra acción es ilegal, ya que nuestra organización no tiene licencia. La audiencia duró varias horas. Me preguntaron acerca de todo, incluso los hechos más triviales. Me siento como una delincuente. Una criminal.

Me permiten hacer una llamada telefónica. La primera desde mi arresto. Advierto a mi madre que estoy detenida por la policía. Me informan de que el Jefe de la Policía quiere verme en su despacho. Nueva entrevista en presencia de alguien que no se presenta. Una vez más, repito que soy una graduada, en el paro durante ocho años. A los 35, a la edad en la que se puede formar una familia, corro detrás de un puesto de trabajo. No distribuyo panfletos para incitar a una multitud, sino para dar a conocer nuestras demandas. No se trata de llamar a la rebelión, sino formar a la gente acerca de nuestras demandas.

Por la noche, mi madre me trae el almuerzo. Voy a pasar la noche en la policía. Mi primera noche en una comisaría de policía. Las paredes de la celda están pintadas, colchones y mantas son completamente nuevos. Al parecer, en las últimas semanas, la policía ha recibido instrucciones para mejorar la situación de la gente en detención preventiva. Un policía me dice en un mal francés: «Son los derechos humanos, Señora…» ¡¿Los derechos humanos?! Me pregunto de qué derechos humanos habla. Exijo mi derecho humano a un puesto de trabajo. ¡Me encuentro en una celda!

La noche ha sido larga en la celda. Al día siguiente, la policía me abre un archivo de datos biométricos. Ahora estoy ya fichada como un criminal. Me ponen delante del Fiscal Adjunto. Le explico que todo lo que quiero es un trabajo. Yo no hago política. La reunión dura varias horas. Salgo de la oficina del magistrado. Los empleados me dan un nuevo documento: una citación para comparecer el 28 de abril. Cargos: la incitación a una reunión sin armas a través de panfletos. Me arriesgo a un año de prisión. Un año de cárcel por reclamar mi derecho al trabajo. Leer artículo completo en: http://mujerdelmediterraneo.blogspot.com.es/2011/04/por-los-derechoshumanos-

(Dalila fue declarada inocente el 28 de abril de 2011, después de que muchas voces se hicieran oir en su defensa. «Cientos de personas han venido de toda Argelia para asistir a mi proceso y apoyarme. No olvidaré nunca esta solidaridad. Hoy he recobrado mi libertad y me comprometo delante de todos los que me han apoyado a continuar militando en la causa de los desempleados en nuestro país», declaró Dalila).

Leer noticia (en francés): http://www.algerie360.com/algerie/acquittee-par-le-tribunal-demostaganem-dalila-touat-promet-de-continuer-a-militer-pour-la-cause-des-chomeurs/

Para la reflexión, acción y oración

Dos textos para la reflexión:

Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo. (Declaración Universal de los Derechos Humanos, Art. 23.1).

La persistencia de muchas formas de discriminación que ofenden la dignidad y vocación de la mujer en la esfera del trabajo, se debe a una larga serie de condicionamientos perniciosos para la mujer, que ha sido y es todavía «olvidada en sus prerrogativas, marginada frecuentemente e incluso reducida a esclavitud». Estas dificultades, desafortunadamente, no han sido superadas, como lo demuestran en todo el mundo las diversas situaciones que humillan a la mujer, sometiéndola a formas de verdadera y propia explotación. La urgencia de un efectivo reconocimiento de los derechos de la mujer en el trabajo se advierte especialmente en los aspectos de la retribución, la seguridad y la previsión social. (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 295)

Una mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Vale mucho más que las perlas.

Adquiere lana y lino, los trabaja con la destreza de sus manos.

Examina un terreno y lo compra, con lo que gana planta un huerto.

Abre sus manos al necesitado y extiende el brazo al pobre.

Abre la boca con sabiduría, su lengua enseña con bondad.

Vigila la marcha de su casa, no come su pan de balde.

Cantadle por el éxito de su trabajo, que sus obras la alaben en la plaza. (Prov 31)

Gracias, Padre,

por las mujeres que trabajan

contribuyendo con sus talentos a un mundo mejor.

¡Que ninguna se quede sin poder hacerlo

por culpa de los prejuicios de los hombres!

Accede a la página web de la campaña

Accede al pdf de la semana

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s