Carta Abierta a Ana Pastor y equipo del programa “El Objetivo” de la Sexta

logo-plataformas-socialesEstimada Dª Ana Pastor:

Contactamos con contigo (permítanos el tuteo por la confianza que da conocer tanto tu magnífica labor profesional como tu compromiso social y periodístico con la infancia más desfavorecida), para tener la oportunidad de realizar algunas reflexiones, tras aparecer nombrados en el programa “El Objetivo: Iglesia” del pasado domingo 2 de febrero.

Queremos mostrar primeramente nuestra sorpresa al escuchar el nombre de nuestra entidad. Somos una entidad social, seguramente no de las más conocidas por la sociedad, que no estamos acostumbrados a ser nombrados en un programa de prestigio de una televisión estatal, en horario de máxima audiencia. Pero más nos sorprendió conocer el motivo, se incluía la subvención que obtuvimos en la convocaría del 0,7% para fines de sociales de 2012 como parte del “Dinero Público que recibe la Iglesia”.

Nos gustaría aclarar que la concesión de ayudas con cargo a los fines sociales del IRPF, se realiza mediante convocatoria pública de subvenciones, en régimen de concurrencia competitiva, conforme a unos criterios técnicos objetivos y evaluables. Por tanto, lo que se valora es la calidad técnica de los proyectos y la eficacia de las intervenciones propuestas o realizadas anteriormente, sin tener en cuenta, como no podría ser de otra manera, la ideología o valores de la entidad solicitante, todo ello en virtud del principio constitucional de no discriminación.

Por ello, la subvención que obtuvo la Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales Salesianas responde a estos criterios objetivos y se dedica a la realización de proyectos y programas sociales con una eficacia contrastada y gran impacto en el bienestar de colectivos vulnerables. Sigue leyendo

Última estación Tánger

Fuente: La Antena Barcelona de AEFJN

20140204-tanger-blog-mirada-critica

Fuente: Marcos Moreno (El País)

Cientos de inmigrantes exaltados desfilan con el cadáver caliente del joven Cédrick Bete, un camerunés de 16 años que acaba de caer de un cuarto piso en el moderno distrito de Boukhalef (Tánger), en medio de una redada.

Su muerte violenta e inexplicable ha encendido los ánimos. La manifestación improvisada se dirige hacia un numeroso grupo de agentes antidisturbios que no sabe cómo manejar la situación. De pronto sucede lo que nadie se espera: los manifestantes lanzan al muerto sobre los agentes, que dan varios pasos atrás atemorizados. Es una respuesta brutal. Es el lenguaje de la frontera: más violento cuanto más se acerca a Europa.

Tánger es parte de la frontera Sur de Europa. Es un eufemismo. Una nueva forma de llamar a las cosas por otro nombre, de la misma manera que Marruecos hace el trabajo que Europa no quiere hacer. Europa se lava las manos y paga a otros para que se las manchen. El Ministerio del Interior español celebra el descenso en las estadísticas de entradas de inmigrantes. El balance del año 2013 reflejó una caída del 31%. Un éxito limpio. Una estadística impecable, sin fallecidos, ni heridos, ni desaparecidos. No hay coste humano. El ministro reconoce la extraordinaria colaboración de las autoridades marroquíes. Marruecos ofrece una ventaja: no tiene estadísticas. O, si las tiene, son de consumo interno. Y poco fiables. Para los estándares europeos, el joven Cedrick no existe. Pero murió camino de España, solo que cayó en Tánger. Sigue leyendo